Blog

Image

Les comparto esto que escribí: NIDO DE RATAS

Publicado por: Gustavo Arias C. el 01 Mar, 2019

No es el titulo de la gran película de Elia Kazan, protagonizada por Marlom Brando, ojalá estuviera escribiendo sobre cine, la verdad es una referencia a la proliferación de sitios que buscan denostar y humillar a personas, dependiendo de la temática que aborden estos image boards, que traen a la superficie, ese submundo nauseabundo de la Deep Web.

Hoy surgen como tema de conversación, producto de la denuncia de algunas mujeres, que han visto vulnerada su privacidad en sitios como nido.org, o 6chan.com, es triste saber que algo tan útil como internet sea también el escenario perfecto para esos seres sin rostros, ni identidad, que deambulan como zombies digitales, alimentando su rabia y disociación con la realidad, a partir de causas tan detestables como la misoginia, el racismo, el ultranacionalismo y un sin fin de aberraciones sociales, es en estos sitios donde vuelcan sus más oscuros sentimientos hacia la especie humana, quisiera ser menos duro en mis lineas, pero la verdad es simple, existen, son una realidad y vivimos con ellos día a día, lo increíble es que pueden sentarse junto a nosotros; en un bus, en una universidad, en un colegio o incluso en nuestra propia casa, no estoy haciendo una apología del terror, simplemente les muestro una realidad plausible en muchos casos.

Entender que ocurre detrás de este tipo de fenómeno, que por lo demás no es nada nuevo, ya en los EEUU 4chan.com , lleva siendo investigado mucho tiempo y ha sido la base de otros portales, incluyendo el antes mencionado nido.org, la pregunta es por que en Chile, un país como el nuestro, que teniendo una buena base tecnológica, podría ser desbaratado rápidamente, quizás Jorge Alis tenía razón y como decía su chiste anoche “Lo pensamos, pero no lo decimos” sumémosle una nula legislación en delitos informáticos, existe un solo artículo el 161 incisos A y B que hablan sobre el legítimo derecho a la dignidad, pero es bastante difícil de aplicar, más aún en casos como estos donde muchas veces el material se comparte a partir de la confianza de dos personas. Es esto quizás lo que vuelve aún más inquietante este tipo de actividades ya que dichos sujetos pueden actuar con cierta impunidad y libertad, las instituciones y el estado saben que deben acelerar el paso en materia judicial, incorporar sanciones y castigos mayores a quienes incurren en estos delitos informáticos , no basta con ser tipificados como faltas, derechamente estamos hablando de criminales, encubiertos en perfiles digitales, que deambulan buscando víctimas a quienes acosar, Stalkear (Mirar perfiles de otras personas) o extorsionar, esto último ha sido quizás lo que genero la denuncia de muchas mujeres respecto a la existencia de estos grupos de acosadores digitales, por favor no los llamemos hackers, es conferirles una condición que se condice a las causas que los activistas digitales persiguen, estos grupos o foros son creados por personas incapaces de expresar sus emociones en persona, son lacras insatisfechas con sus vidas y acá logran explotar sus emociones y sentirse amparados en el anonimato, además encontrando otros sujetos en la misma frecuencia o ideología, Tal vez la polarización del último tiempo en materia de igualdad y feminismo haya despertado esta odiocidad del hombre por la mujer, siendo estas últimas la que están sacando la peor parte en estos portales, entendamos que básicamente estos individuos odian y reniegan del género femenino, lanzan duras amenazas, complementado con imágenes de grueso calibre que obtienen de algún pololo despechado, por medio de engaños,y o a través de la vulneración de sus cuentas en redes sociales, donde muchas veces se comparte de manera privada, información delicada, es acá donde tenemos que poner énfasis, el autocuidado no solo es físico, también digital, no subamos material explícito a nuestras redes, no almacenemos fotografías comprometedoras de nuestras parejas, no hagamos juegos de connotación sexual a través de mensajería, por más que creamos conocer a la persona con la que estamos entablando tan alto nivel de confianza, nadie se libra de un robo digital, facilitándoles a estos portales material privado, que luego utilizan a su antojo, acceder a los teléfonos, es algo sencillo para personas medianamente preparadas en el ámbito informático, y mientras más conectado estamos, más vulnerables nos volvemos, sería importante que la educación sexual en los colegios se hiciera pensando en la actualidad y no en la Edad de Piedra, o somos más que penes y vaginas, no solo debemos recomendar el uso de preservativos y otros métodos anticonceptivos.

Debemos discutir de cual es la realidad sexual en la era de la conectividad, como nuestros hijos gestionan su privacidad y de que manera yo como padre puedo aportar en la prevención de este tipo de tendencias , sin duda queda mucho paño que cortar y si queremos una sociedad conectada y alejada de estos depravados digitales, partamos por educar y entender lo que significa la privacidad y donde claramente los dispositivos digitales, no son el mejor lugar para protegerlos.

Image

Limpiemos las alcantarillas digitales y erradiquemos el nido de ratas que esta socavando la utilidad que presta internet.